24 de febrero de 2008

El Boulevard Atlántico de Mar del Sur



El viejo hotel Boulevard Atlántico de la pequeña ciudad costera de Mar del Sur es el dueño de una de las historias más apasionantes entre todas aquellas protagonizadas por hoteles abandonados...
Un pujante y sofisticado balneario que nunca llegó a existir, un debut como depósito de cadáveres antes que como hotel de pasajeros, crisis ecónómicas, quiebras y remates...
Pasen, por favor.
Las puertas de Boulevard Atlántico están abiertas de par en par...
Esta es su historia.




Hacia finales del siglo XIX, cuando Mar del Plata, fundada apenas un par de décadas antes, ya se vislumbraba como un sofisticado reducto de las clases más acomodadadas del país, un grupo de empresarios argentinos tuvo la idea de construir un nuevo balneario en la costa atlántica.
Con este fin contrataron a un grupo de ingenieros alemanes para que estudiaran la zona costera y eligieran "las mejores playas del país".
El lugar elegido fue el actual Mar del Sur, en el partido de General Alvarado, unos pocos kilómetros más al sur de la ciudad de Mar del Plata.
La primera obra del pueblo fue el fastuoso e imponente hotel Boulevard Atlántico que se erigió entre médanos y pastizales como una especie de anticipo del lujo y la sofisticación que caracterizarían, el menos en los planes, al nuevo balneario.
Pero las cosas se complicaron: la feroz crisis ecónomica de 1890 provocó la quiebra del grupo inversor y las obras quedaron paralizadas.
El proyecto quedó en el olvido y el hotel, sin pasajeros ni personal.
Curiosamente, los únicos cuerpos humanos que ingresaron al edificio, no eran precisamente de turistas veraniegos.
La cosa, según se cuenta, fue así: en 1891, por razones no del todo claras, un grupo de inmigrantes judíos fue trasladado transitoriamente a Mar del Sud.
El obrador del hotel había sido más o menos acomodado para el alojamiento del desconcertado grupo, que se instaló como pudo en la precaria construcción. Pero la suerte insistía en ser esquiva.
Un furibundo tornado azotó esa misma noche la zona, devastando las frágiles instalaciones y causando la muerte de algunos de los recién llegados. La tormenta duró una semana, y hasta tanto tomó conocimiento la autoridad competente, los cadáveres fueron depositados en el sótano que aún existe bajo el comedor del hotel. Las víctimas fueron luego enterradas en las barrancas del arroyo La Tigra, distante unos 200 metros.
El hotel fue posteriormente rematado, y sus adquirentes decidieron habilitarlo como tal en 1904. Finalmente, en esos años ingresaron los primeros turistas que se componía, principalmente, de empleados jerárquicos del ferrocarril y de familias que poseían campos en la zona. El acceso era difícil -hoy casi podríamos verlo como turismo aventura-, el clima salvaje, y afuera del hotel (y adentro también, suponemos), las posibilidades de diversión eran modestas: algunos juegos de salón, cancha de bochas, cabalgatas, cacerías de perdices, caminatas por los médanos y, desde luego, aire, sol y mar.
Para los intrépidos bañistas, el establecimiento había dispuesto la construcción de casillas de madera en la playa, para calzarse los trajes de baño de lana y volver a vestirse como corresponde para pasar al comedor del hotel.
¿El menú? Fiambre, sopa, plato principal, segundo plato, postre y café.
Por la noche, la vestimenta era más formal aún.
A pesar de las pretensiones iniciales, el ambiente no podía compararse con el incesante y competitivo desfile de modas marplatense, pero al menos mantenía un buen tono que nadie osaba alterar.







Una panorámica actual de la recepción del hotel



Durante muchos años, el hotel Boulevard Atlántico se constituyó en algo así como un secreto del que no podía participar cualquiera.
Mar del Sud, el refinado balneario proyectado por aquellos empresarios, finalmente surgió en los alrededores del hotel.
De a poco fue creciendo, hubo almacenes y bares poblados, al principio, por una clientela mitad paisana y mitad veraniega. Luego llegó la luz eléctrica, la iglesia, se hizo el bulevar legendario, y brotaron hosterías, hoteles, restaurantes y locutorios.
El hotel siguió funcionando.






El frente, hoy




Cuantan quienes han tenido el privilegio de dormir en sus habitaciones, que sus camas eran blancas, de hierro y que los cortes de luz eran demasiado frecuentes.
Hablan también de patios circundados de galerías de baranda enrejada y adornados con señoriales palmeras (que hoy, a bastante más de 100 años, todavía subsisten)











Vistas actuales del patio interno y las palmeras



Muchos nos han hablado de Albertina, la elegante señora que vivió sus últimos años en el hotel, y que solía alegrar las veladas tocando valses en el piano del salón principal. Quienes la conocieron la describen acompañada de una infaltable sombrilla blanca y cuentan que solía instalarse en algún rincón del hotel para adivinar la suerte de quienes se le acercaran.
Albertina, como no podía ser de otra manera, murió dentro de las paredes del hotel.
Hoy el hotel ya no funciona como tal.
En 1993 un incendio afectó parte de su cocina y ese fue el golpe de gracia que marcó el cierre definitivo de sus puertas.
Su actual dueño está empeñado en evitar su desaparición, aunque sabe que es más que probable que nunca más esa enorme mole vuelva a cobijar a pasajero alguno.
Parece condenado a ser, durante lo que le quede de vida, apenas uno más de los hoteles fantasma de los caminos argentinos...



Algunas vistas actuales del frente del hotel










Créditos:


Algunas imágenes, algunos textos y gran parte de la información publicada en esta entrada los encontré en los siguientes sitios:


http://www.ayudatareas.com.ar/noticias/23/archivo-w2490.shtml
http://mardelsud.wordpress.com/2006/03/27/un-hotel-glamoroso-convertido-en-mito/
http://www.geocities.com/capitolhill/lobby/5313/indice.htm#en%20Mar%20del%20Sud

Si el o los autores de los mismos considera/n que he violado su derecho de propiedad, no tiene/n más que comunicarse conmigo para pedir su remoción de este blog.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Me llamo Elsa Accoce vivo en Mar Del Plata me da mucha pena y lastima que nadie se ocupara de esta obra arquitectonica como tantas otras una belleza por dentro y por fuera y con una historia fantastica me gustaria que alguien se ocupara del mismo e hiciera un hotel siguiendo la linea para veraniantes y gente de mar del sur y de todo aquel que quiera compartir ese maravilloso hotel por favor hagan algo bueno por esta gran obra y yo voy a hacer la primera con mi familia en ir a disfrutar el mismo... Este es mi comentario GRACIAS a quien corresponda

rohh dijo...

Lo unico que yo quiero decir es que en unos dias voy a ir a mar del sur y no quiero entrar con los cadaveres que supuestamente hay abajo del comedor en el sotanoo :D:D
Bzotee

Anónimo dijo...

El martes voii cn mis chikis a visitar el hotel ii cn las :@ de las maestras Dx aja Buee cuando vuelva algun comentario voii a hacer ( Creoo Dx )

clari dijo...

Lalito y yo vamos a irrrr.

Lalito dijo...

jojo.. y vamos a dormir en alguna habitacion del sotano !!!

clari dijo...

estas en pedo ! llego a escuchar algo me meo del susto, cuanto mucho duermo arriba del techo

Lalito dijo...

que mala compañera, yo queria sentir los portasos y a los fantasmas hablar.. =|

clarita dijo...

ajja llevamos una filmadora, grabamos y nos hacemos ricos ;)

SILVANA dijo...

mI NOMBRE ES SILVANA, Y CUANDO DESCUBRI ESTE HOTEL,QUEDE MARAVILLADA, NO PUEDO CREER QUE LA MUNICIPALIDAD, LA PROVINCIA DE BS AS, O QUIEN CORRESPONDA NO HAGAN NADA POR ESTE HOTEL. JOYA DE LA HISTORIA,ESTO TIENE QUE DIFUNDIRSE, SIOLI QUE DEJE DE GASTAR EN CAMPAÑAS PARA ENTRETENER A LOS VERANEANTES (CON VAMOS A LA PLAYA), Y VAYA EN SERIO A MAR DEL SUR, Y VEA QUE SE PUEDE HACER!!!!HAGAN ALGO.... SEGUIMOS PERDIENDO HISTORIA!!!!!!! ME DA MUCHA PENA...

Anónimo dijo...

Hola, fui la semana pasada a conocer el hotel, increible historia, increible lugar, lamentablemente esta en ruinas y no pude subir a la parte de arriba, pero recorrimos la planta baja junto con su dueño, eduardo gamba, que nos conto su historia.
parece que hay un proyecto para refaccionar el hotel. Saludos!

Anónimo dijo...

Tambien estuve en el Hotel la semana pasada, hay un cartel que anuncia el proyecto de reconstruccion del mismo y sitio - www.blvdatlantico.com.ar - Hablando con gente del lugar me confirmaron que es verdad que se va a reconstruir y esta colaborando la municipalidad en el proyecto - tambien proyectan un museo.

Anónimo dijo...

lamento decirles que las historias que cuenta el "dueño" son puras mentiras vivo ahi y como es un pueblo chico los habitantes sabemos q el dueño estafa a los visitantes!! el hotel es hermoso y lamentablemente esta clausurado... quiero agregar que el señor eduardo vendio todos los muebles antiguos del hotel para su propio beneficio de mas esta desir que no es de el si no que lo husurpo

Anónimo dijo...

LO CONOCIMOS CON MI SEÑORA EN MARZO 2013 - ES UN SIMBOLO DE UN PAIS QUE SE BAJO DEL CARRO DE LA HISTORIA HACE 70 AÑOS.

hoteles en la cumbre dijo...

Me llama la atención los similares que son los hoteles que comentan, me gusta ver las fotos y me encantarían poder visitarlos a todos.